dilluns, 23 de gener de 2012

Comentario del video

En este video que hemos visto en clase, el de “Vive o muere”, hemos visto distintos elementos narrativos. Para empezar debemos saber que el texto nos está contando una situación de una pareja, que vive al límite, donde el hombre violento con la mujer, parece estar enojado con ella y tira la comida al suelo con desprecio e intenta agredirla porque se piensa que ella ya no le quiere, pero al ser un hombre orgulloso, él le dice que nadie le deja, e intenta pegarla. Antes de que empiecen estos hechos, se ve como una amiga suya llama a la puerta, diciéndole que está muy rara, pero ella insiste en que está bien de verdad. El tema global de este video, que ganó el primer premio, es el maltrato psicológico y físico de la mujer, donde además de la historia principal que presenta, hay un trasfondo y es que no solo pasa un día, ni solamente a una mujer, sino que tenemos a gente cerca, que sin pensarlo están sufriendo maltrato psicológico y que tal vez por miedo no dicen nada, y como la mayoría de ellas, pues se callan porque están asustadas y no saben en quien confiar.

                Este video tiene una duración de 1’58’’, y el tiempo representado es un mediodía, que aparentemente parece que es solo un día, pero que luego si nos fijamos en la ropa, vemos que los personajes llevan ropa distinta, con lo cual podemos decir que es algo que ocurre a diario. La frecuencia del video es bastante rápida, y el orden va desde que abre la puerta, hasta que se vuelve a recomponer todo a su sitio, y finalmente dice que necesita ayuda. La historia termina dando un vuelco por completo a la situación, cuando todo vuelve al principio, y cuando la amiga la llama, la mujer le confiesa que necesita ayuda.

                Los planos del video, son variados. Por ejemplo cuando Marta, la amiga está en la puerta, hay un plano general corto, y luego también hay un primer plano en las manos del hombre cuando su mujer le intenta acariciar, que se muestran tensas y apartan la mano de manera brusca. Otro primer plano al final del video, en el momento en que la mujer le dice a su amiga que necesita ayuda de verdad.

                El montaje de este video, es un montaje hecho por cortes, es decir separado por espacios de tiempo como se puede ver en el video que en distintos momentos hay cortes casi imperceptibles, pero una vez se ha visto el video repetidas veces se pueden apreciar mejor. Los planos duran apenas segundos, y los movimientos de la cámara son el panorámico, y especialmente se le da importancia al zoom a la mujer, cuando está en el suelo tumbada, a punto de ser agredida por su marido. Presenta un objetivo normal, y un ángulo de frente al principio cuando se abre la puerta.

                La iluminación del video está muy bien, y el color es normal, no aparecen escenas en blanco y negro, solamente en color. El sonido del video es diegético todo el tiempo, porque no hay ninguna voz en off durante el transcurso del video, y además se oye como se rompe el plato que lanza el hombre.  En general el video está claramente iluminado y se vislumbran todos los elementos de la cocina.

                Los personajes desarrollan un papel fundamental en este video. El hombre, parece ser orgulloso, y querer tener el control de la situación en todo momento, un hombre ansioso por el poder, y que quiere tener a su mujer bajo su mando.  Es increíblemente posesivo y tiene un aire de narcisismo acumulado dentro. Por otra parte, parece estar escondiéndose bajo una máscara, y cuando se le dice algo que no le gusta, o simplemente cuando una situación no es de su agrado enfurece como una bestia y se abalanza contra quien tiene más cerca que es la mujer.

                El papel de la mujer es duro. Ella vive con su marido, y por lo que podemos ver, pasa parte de su tiempo libre en la cocina. Es introvertida por algunos gestos y expresiones que realiza durante el video, y por lo que podemos ver, le tiene miedo a su marido. Y no solo a él, sino que también tiene miedo a decir como se siente. En el principio del video rechaza cualquier tipo de ayuda, aunque su amiga se ha percatado de que está muy rara últimamente, pero aun insistiendo se niega a que la ayuden. El miedo que infunde un maltratador, ya sea físico o psicológico; aunque creo que las cicatrices que pueden llegar a dejar el maltrato psicológico son mucho peores que las que te deja una herida que se cura con medicamentos, es un terror que paraliza el cuerpo, y como vemos, la mujer no se atreve ni a mirarle a los ojos, y tiene la voz entrecortada, diciéndole que sí que le quiere. Ella al tener miedo del contacto visual le evita de todas las maneras posibles, hasta que su marido se enfurece y le empieza a gritar diciéndole que le mire cuando le está hablando. Y le dice que a él, ni Dios le deja. Obliga a Carmen, su mujer, a mirarla, y la tira al suelo con violencia. Ella está aterrorizada, y no sabe como salir de ese círculo vicioso en el cual ha entrado y del que le es imposible salir.  En el video lo que hace la mujer es simplemente llevar su rutina; una rutina que podría costarle la vida, porque cada día se le hace más y más duro.

 Su función en el relato es representar a todas aquellas mujeres o adolescentes que sufren a diario un maltrato psicológico o físico por un maltratador, y que sienten miedo de decir lo que les pasa, porque saben que están encerradas en una prisión. Y ya no me refiero a una prisión física, como podría ser la casa, no. Me refiero a una prisión psicológica en la cual el maltratador la ha encerrado y no la deja salir, no le deja aire para respirar, y controla todos sus movimientos. La gente a su alrededor se da cuenta pero ella sigue encerrada, y hasta que no venza su miedo a expresarse y a decir lo que siente y por lo que realmente está pasando, no conseguirá liberarse. Muestra su inseguridad, y su falta de confianza, y el hombre al contrario. Muestra su superioridad y sus ganas de poder que tiene, además de que se ve una situación “cuotidiana” que no tendría que serlo, aunque desgraciadamente ocurre más a menudo de lo que creemos, y por desgracia ellos siguen controlando la situación.

Estos personajes han sido construidos  a partir de un guion hecho por Lluc Puig Codina, y relizado por el grupo “Nephilim”. Resaltan los dos personajes, tanto el hombre como la mujer.

¿Son creíbles?

La verdad es que creo que son más que creíbles, estos personajes son reales. En nuestra vida diaria, nos cruzamos con personas que estás sufriendo mucho por dentro y que sienten una opresión en el pecho que les quita el aliento. Una sensación de no poder escapar que les causa miedo, e intentan ocultarse lo mejor posible. Pero a veces, estas sensaciones son tan fuertes que nuestros seres queridos lo notan, y nos preguntan si estamos bien. ¿Y qué respondemos? Pues lo de siempre:” Sí… Estamos bien”. Pero por dentro estamos pidiendo a gritos que alguien nos abra los ojos y que nos ayude. Un grito desesperado por salir, una angustia interna que nos mata por dentro y que nos destroza la vida. Pero ¿cómo ver a esas personas por la calle? La verdad es que son como una de nosotras, a simple vista normal, con una buena vida, una familia, y un maltratador. Lo normal, vamos. Pero este maltratador le controla tanto que no tiene fuerzas para defenderse ni para liberarse. Por eso tenemos que ayudarlas, llamando al 016 o denunciando algún caso.

Los actores hacen un papel increíble porque han sabido ponerse muy bien en los dos casos. Por parte del hombre se ha involucrado en su papel y ha hecho que incluso pareciera amable al principio. Y en la mujer también un trabajo asombroso, porque se podía ver el miedo en sus ojos, y como le tenía el miedo al hombre. Pero en fin, son actores, y es su trabajo.

EL vestuario tiene un papel clave en el corte. La mujer y el hombre cambían tres veces de ropa, es decir, que se supone que el corte transcurre durante tres días o más, que nosotros no vemos, y que es algo rutinario el hecho de que ocurra. El maquillaje es también muy importante porque puede crear un moratón en la cara de la mujer, o puede parecer que está demacrada o que no ha dormido por sueño, aunque en este caso simplemente se ve un poco demacrada. El pelo en el video aparece dos de las tres veces recogido con una pinza, y solo en una ocasión, cuando él va a pegarla a ella, aparece con el pelo suelto. Como hemos mencionado en clase, el pelo recogido es símbolo de sumisión y opresión y estar sujeta a algo, en este caso del marido. Y el pelo suelto es símbolo de libertad, aunque este caso acaba ella siendo agredida por su marido cuando lleva el pelo suelto.

El espacio es doméstico, es el lugar donde la mujer se supone que ha cocinado y a él como no le ha gustado la comida la  ha lanzado al suelo, y se ha roto en mil pedazos. Los elementos que aparecen en el video son elementos de la cocina, como el plato que se rompe, o en bol con la fruta.  A partir de una simple sala recrean una situación sutinaria y una vida de una pareja.

En mi opinión, creo que es muy triste que sea un caso normal, y que al oír por las noticias un nuevo caso de maltrato de género nos parezca normal. A parte de que ya es grave el hecho de que ocurra, me parece aún más grave que nadie le afecte y que muchos se muestran indiferentes. Millones de mujeres han sido maltratadas, y menos de la mitad ni lo han denunciado… ¿ Y por qué?  Por el miedo que les infunde el maltratador, ese miedo que no las deja vivir. No quieren ir a un tribunal y tener que declarar contra una persona a la que amas. Muchos si lo piensan, dicen “Ah bueno, es muy fácil… Yo si mi marido me maltratase, le pegaría o le denunciaría”. Y les digo: “¿Sí? Estáis seguras de ello? Y es en ese instante de duda cuando el maltratador actúa.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada